Filósofox
Filósofox 9601 puntos 11/02/2018 10 visitas Reportar

Kuchisake-Onna es una famosa leyenda japonesa sobre una mujer que tras ser asesinada regresa como un yökai, lo que viene siendo un espíritu demoníaco para vengarse Dice la historia que hace mucho tiempo había una mujer preciosa y vanidosa a partes iguales, que debido a su enorme belleza era pretendida por muchos otros hombres De tantos que la deseaban eligió casarse con un importante Samurai, pero los pretendientes no desistían, al principio hacía caso omiso a sus admiradores pero su marido tuvo que marcharse a la guerra y pronto empezó a sentirse muy sola.

Finalmente cayó rendida a los encantos de uno de los pretendientes, su marido llevaba demasiado tiempo fuera y ella era la mujer más bella de toda la ciudad, cansado de esperar lo decidió que podía ser lo que quisiera, así que siguió relacionándose con los mejores pretendientes, que cada vez eran más ricos, más poderosos y más fuertes.

.

1. El comienzo del rumor

Los rumores vuelan, así que pronto llegó acabando en los oídos del Samurai la historia de una bella mujer, a la que accedían sólo los hombres más fuertes que la pretendían. Al escuchar esta historia, El Samurai sintió mucha curiosidad por esta chica aún estando casado, así que un buen día el Samurai salió a beber con unos amigos para celebrar su regreso.

2. La noche del encuentro

La fiesta acabó alargándose hasta bien entrada la noche cuando uno de sus amigos le dijo: ¿te acuerdas de la mujer de la que te había hablado?, pues vive cerca de aquí, así que el Samurai decidió ir a pretender a la bella dama.

3. Comienzo de la confusión

Mientras más cerca estaba del lugar, más reconocía en donde estaba, pero el alcohol no lo dejaba percibir bien todo, de repente frente a una puerta roja su amigo le dijo que era ahí, pero el Samurai se quedó helado, ¿qué te pasa?, le dijo el amigo, a lo que contestó: Esta es mi casa.

4. Al entrar a casa

El Samurai entró dando una patada a la puerta, corrió hacia su dormitorio y ahí se encontró a su esposa con otro hombre, la mujer se quedó totalmente pálida tras ver cómo son marido había atravesado al hombre con el que estaba y mientras le sacaba La Espada del costado, el Samurai le decía: ¿piensas que eres hermosa?, el Samurai le colocó la espada en la boca y lleno de celos y furia le cortó la boca, mientras la dama no paraba de gritar.