Filósofox
Filósofox 12887 puntos 17/03/2018 8 visitas Reportar

.

Hace mucho tiempo cuando existían los nobles caballeros, las mujeres esperaban en altos torreones y la injusticia se combatía con golpes de espadas, así que surgieron unos caballeros que se dedicaban a terminar con el mal que había en el mundo, se encargaban sobre todo de combatir el abuso de poder de los gobernantes, cuando les hacían un encargo investigaban si había razones para realizarlo, si no había motivo el caballero negro mataría a quien realizó el encargo, pero sí era un criminal llevaría a cabo su cometido sin escrúpulos.

El día de hoy te contaremos la historia de Azhor, un caballero negro que pese a su edad todavía estaba en plena forma, era un justiciero y para él, el fin justificaba los medios aunque siempre se preguntaba por qué esa persona merecía morir Esta es la historia del caballero que controlaba el equilibrio en la tierra con sus malas acciones que a su vez se justificaban con sus buenas acciones, muchas veces nos ponemos a pensar en que si hacer algo malo con un buen fin es realmente bueno o si estamos haciendo algo malo, por lo que hoy verás una historia que quizás te ayude a pensar en lo que es bueno y lo que es malo, el equilibrio perfecto.

1. El comienzo de la historia

Un día un rey mandó un mensaje a Azhor para que fuera a su castillo, esa noche el rey se despertó y al abrir los ojos vio que Azhor lo estaba observando, había logrado entrar en su habitación sorteando a todos los guardias.

2. ¿Qué quería el rey?

El rey le contó que otro rey de un país vecino abusaba de su poder y el caballero negro tenía que acabar con el, Azhor le explicó detenidamente las condiciones del trato, si el rey enemigo era malo lo mataría pero si no volvería a buscar al buen rey y acabaría con él, al llegar al castillo del rey enemigo, Azhor se dio cuenta de los abusos que cometía y no dudó en acabar con su vida.

3. El encuentro

Antes de abandonar el castillo fue al calabozo donde encontró a un anciano sacerdote que se había opuesto a la maldad del rey, estaba muy débil y Azhor lo salvó, mientras huían el caballero negro fue herido, la tarea se había vuelto complicada pero ambos se subieron al caballo y escaparon hacia el bosque el problema era que con sus heridas no llegarían muy lejos, por ello dejó el caballo al anciano y le dijo que huyera él.

4. La aparición de ángeles y demonios

Una vez sólo Azhor se apoyó en un árbol esperando la muerte, cuando ya se había desangrado apareció el demonio reclamando el alma del caballero, en ese momento llegó un ángel para llevarle al cielo ya que las acciones buenas ganaban a las malas, ambos discutían sin ponerse de acuerdo, de repente se quedaron como congelados había aparecido una tercera entidad, no tenía forma, ni manos, ni pies, ni rostro pero llevaba un manto negro, era el Inseparatio también conocido como el