5. Carta de Giuseppe Tartini a un astrónomo francés

Una noche en 1713, soñé que había hecho un pacto con el diablo y estaba a mis ordenes, todo me salía maravillosamente bien, todos mis deseos eran anticipados y satisfechos con creces por mi nuevo sirviente. Ocurrió que en algún momento dado le di mi violín y lo desafíe a que tocará para mí alguna pieza romántica, mi asombro fue enorme cuando lo escuché tocar con gran bravura e inteligencia una sonata tan singular y romántica como nunca antes había oído. Tal fue mi maravilla que quede pasmado y una violenta emoción me despertó e inmediatamente tome mi violín deseando recordar por lo menos una parte de lo que recién había escuchado pero fue en vano, para mi asombro la música que hizo fue exquisita, con una maestría y belleza tan inconmensurables que no me pude mover durante la ejecución, se me detuvo el pulso, me quedé sin aliento y desperté. Tome mi violín y empecé a tocar tratando de recordar lo que había escuchado en mis sueños, casi con fiebre escribí para no olvidar nada de esa música inefable, es lo mejor que he hecho aunque no se puede comparar con lo que tocó el demonio en mi sueño. El mejor intérprete de esta sonata ha sido un ser que no aparece en los conciertos. La sonata que compuse entonces es por lejos la mejor que jamás escrito y aún la llamó la sonata del Diablo, pero resultó tan inferior a lo que había oído en el sueño que me hubiera gustado romper mi violín a pedazos y abandonar la música para siempre.

6. No todos se atreven a tocarla

No todos los músicos se atreven a tocar esta sonata, pues temen que al tocarla sus almas vayan a tener alguna consecuencia ya que está es sin duda alguna una sonata difícil pero preciosa, la cual se inspiró en un sueño con el demonio.

¿Qué opinas?